miércoles, 28 de enero de 2015

AMOR Y VIDA





Casualmente, si algo surge al azar. En un atasco de coches en Barcelona me encontré  con un compañero espiritista que llevaba algún tiempo sin ver, mi sorpresa fue grande, dado que le tenía aprecio por la mucha labor realizada en común. A demás, me había ayudado en mi desarrollo como médium, en el centro espiritual en donde había iniciado mi misión muchos años atrás. Me pidió que pasara por allí, que asistiese a alguna reunión, que se estaban haciendo curaciones importantes, dando mucha ayuda en lo humano y espiritual. Se realizaban materializaciones y estaba pendiente una lluvia de flores que, posiblemente, sería el fin de semana. Que era cuando se hacían las comunicaciones de trance. Le agradecí al compañero y hermano su comentario, a la vez, que le prometía mi asistencia.

                                  AMOR Y VIDA


En la manera prometida aquel fin de semana pase por el centro espiritual que durante tantos años había colaborado, del cual guardaba un profundo recuerdo, cariño y amor a todos sus miembros, hermanos en caridad espiritual.
Ya todo estaba preparado, el médium,  una mujer de mediana edad, ama de casa. Sentada en el centro de aquella amplia sala en donde tantas veces había entrado yo en trance. Rodeada por la gente del grupo, mucha gente era nueva que no conocía. Hubo unos momentos de profunda meditación y elevación de pensamiento y el médium entró en trance, penetrando en un estado de total inconsciencia. Era un gozo vivir aquella entrega en  aquél grupo de personas que se habían reunidos para hacer caridad en unión con los espíritus. Con aquellos seres que ya no estaban en el cuerpo físico pero seguían vivos en conciencia y razón. Manifestándose a través del campo mediúmnimico de una persona, para vivir experiencias del mundo corporal.
Tanía, la vieja espiritista seguía llevando la reunión, era la guía material que establecía el contacto con los espíritus.  Se manifestó la portera, a continuación un guía espiritual que hizo algunas consultas curativas. Según las demandas que le hacían personas que estaban en tratamiento con los médicos espirituales.
Ya realizada las consultas hubo una abertura a la caridad espiritual. El guía protector se retiro y empezaron a pasar espíritus, algunos preocupados por problemas que le quedaron pendientes en la vida corporal. Otros, no conocían su situación y no tenían conciencia de su realidad, espiritual. No sabían que materialmente se habían muerto, confundiendo el cuerpo del médium con el suyo propio.
También se manifestó un abuelo que en su vida física había sido espiritista. Desde su mediana edad había perdido la vista, quedando completamente ciego –hacía poco que había fallecido–. A mucha gente que estaba en la reunión no la había visto  físicamente, en aquellos momentos desde el astral con su vista espiritual y la energía material del médium pudo ver a toda la gente que estaba reunida. Su corazón estaba lleno de amor y de gratitud. Una sonrisa sentida y emocional con una respiración contenida envolvía a la gente del grupo, los más allegados le abrazaron.
– ¿Cómo se encuentra, Padre? –le preguntó Tania, su hija.
–Bien hija. – ¡Ya os puedo ver! –indicó el espíritu.
– ¿Necesita algo…?
– ¡No hija! –ya recojo la ayuda que me dais.
Al resto de los asistentes le dio la mano con palabras de cariño, mientras de los ojos del médium salían unas gruesas lágrimas, alguna gente del grupo –mayormente familiares–, no pudieron controlar las emociones y lloraron, con dulzura y amor. Fue un momento intenso, profundo, que rompía toda norma que manifestaba el racionalismo humano.
Al retirarse aquél espíritu quedó una atmósfera de paz, una profunda hermandad había en la gente del grupo. A alguna gente  las conocía por primera vez, en todos había un sentimiento de entrega y confianzas.
Se manifestó otro espíritu que al principio lo hacía en otro lenguaje, tuvo un gesto oriental. Manifestaba fuerza, confianza y mucha paz. Sentí una fuerte vibración, que comunicaba. Mentalmente le pregunté si venía con alguna misión especial, a la vez lo vocalicé para los asistentes materiales. –sí, estamos en misión de servicio, para dar ayuda y consuelo. Se acaba de estrellar un avión, está aislado y necesitan ayuda para serenar la desesperación, hay hermano materiales atrapados por la tragedia, necesitan apoyo.
–Podemos hacer algo hermano para llevarles algún consuelo.
–Ya se lo estáis dando, cuando acabéis el trabajo de amor y caridad que hacéis, elevar el pensamiento, los guías que os asisten os darán indicaciones y el misericordioso Padre os reconfortará.
–Nos puedes manifestar algo sobre tu identidad y misión, si es de justicia y ley hermano.
–Sí, soy oriental, un guía espiritual. Enviado en misión para la ayuda en las tragedias humanas. Que la luz del amanecer os asista y os fortalezca en la misión de caridad que realizáis.
Se retiro sin que nos diese tiempo a hacerle llegar  nuestra gratitud, por su manifestación. Meditaba sobre aquél espíritu que había pasado, a la vez, trataba de visualizar aquella tragedia. Envuelto en meditaciones  sentí un fuerte escalofrío, miré hacía el médium como si me hubiesen arrastrado la vista a aquél punto, no sé si lo hice con los ojos abiertos o cerrados. Pero sí, vi un campo de energía, áurico. Continuando un cambio en aquella cara que iba cogiendo juventud y lozanía, hasta manifestarse la expresión de Gloria rejuvenecida, con tonos metalizados y diáfanos.
– ¡Glo…! –no puede ser..., eché mano a la boca para detener la expresión. Cerré los ojos para no ver y fue peor.  Sentí su voz en mi interior que me decía –es tu camino y misión–,  sentí como una caricia en mi frente, a la vez, se difuminaba aquella expresión tomando la cara del  médium su normal  fisionomía.
Alguna de la gente del grupo eran videntes,  me molestaba  que entraran en mis intimidades, pero así eran las pruebas en lo humano.
–Tenemos que cerrar el instrumento, dado que ha tenido una fuerte sacudidura al utilizar su campo mediúmnimico para dar la ayuda que nos pidieron, está muy debilitada. Que el Padre misericordioso nos ayude en esta misión de amor y caridad que une a los hombres y los espíritus en fraternidad universal. –con estas indicaciones cerraba el guía espiritual la reunión, quedando pendiente los trabajos de ayuda que nos habían pedido que realizáramos.

domingo, 23 de noviembre de 2014

LAS PALABRAS DEL GUÍA





                 Toda enseñanza es favorable para que recordéis, para que se aviven los rescoldos del sueño. Que haga despertar aquello que duerme en la conciencia y llegue al plano activo de las verdades vivas del alma.


               LAS PALABRAS DEL GUÍA

               En el tanatorio a los pies del cuerpo del médium que me había iniciado en mi desarrollo mediúmnimico, frente a su impresionante imagen cerré los ojos para meditar, elevé un pensamiento de luz y gratitud por la labor que habíamos desarrollado en bien de la caridad espiritual con el deseo que tuviese luz en su nuevo sendero. Que la piadosa luz de transformación borrase toda posible negatividad que hubiese podido quedar en el desarrollo de nuestro trabajo espiritual en lo humano.

                    A la vez, reflexionaba sobre las sabías palabras de su guía , en su continuado insistir en que siguiese el tratamiento que le daban los médicos espirituales para mantener la salud en su cuerpo y la armonía en su espíritu, que en el momento que le hicieran la operación pendiente que no saldría de la cirugía.

                    Pasaron unos  años y llegó la cirugía, en contra de la voluntad  de su propia familia. No superó la anestesia en la medida que habían indicado sus guías, algún tiempo atrás. Entró en un estado comatoso y enseguida llegó la noticia a  donde me encontraba. Con el apoyo de la gente del grupo “los caminos de la vida”, hicimos  la elevación y los preparativos, un médium entraba en trance para poder ayudar a aquella hermana que saliese del estado de coma en que estaba, si ello era de justicia y ley. Que los guías  que nos asistían en nuestros trabajos de caridad  o los que el médium  tenía que la pudieran ayudar  a que saliese de aquél estado  en que había entrado y pudiera seguir el sendero que tuviese determinado. Aparte de los mentores del grupo se manifestó Leo, unos de sus guías espirituales, que en su fase terrena había sido sacerdote y médico naturista. Hizo unas indicaciones  para hacer unos trabajos liberadores para que pudiera salir del estado de coma y  seguir el camino que estaba en su destino.

                  A las pocas horas salía del estado de coma, volvía en sí, a la consciencia humana, frente la extrañeza de los médicos  del hospital. Tuvo unos días de total claridad, de  lucidez, se pudo despedir y hablar con los familiares y allegados. Cumplida la misión a  los pocos días tuvo un empeoramiento y la tuvieron que llevar a terapia intensiva y allí se desprendía de su cuerpo.

                  El día de su fallecimiento hicimos otra reunión de caridad para darle soporte, a la vez manifestar la gratitud a los mentores que nos asistieron por aquella labor de amor que se había realizado. También en recuerdo y cariño como un humilde homenaje a la médium que en lo físico nos dejaba. Hacía muy pocas horas que había desencarnado y su cuerpo físico todavía estaba en el hospital. Espiritualmente  se acercó a la reunión y unas gruesas lágrimas  resbalaban por la cara del médium. Un momento de profunda emoción vivimos los que formábamos la entrega espiritual, elevamos  un profundo pensamiento de amor y nuestra  gratitud por la enseñanza recibida.

                Fue llegando  gente al  tanatorio, a la sala en donde se encontraba la materia del médium y elevé un pensamiento de amor y de cariño hacía su espiritu con el ferviente deseo de que encontrase la luz, la total plenitud.      Manolo

lunes, 27 de octubre de 2014

Los lazos con el pasado






Sois uno en el conjunto de la totalidad con sus particulares manifestaciones; vuestra mente consciente no  puede captar este hecho..., le cuesta aceptarlo. Vuestro corazón nunca dejó de estar en esa realidad de la totalidad.

  
Los lazos con el pasado.  



Por la mañana, ya en total recogimiento, en el centro espírita  se volvía a hacer caridad espiritual. Ya reunida la gente del grupo de apoyo y hecho los preparativos y la elevación el médium entraba en trance. Pasó la portera para iniciar la sesión y abrir puertas, luego empezaron a pasar espíritus,  algunos estaban relacionados con la gente que allí se encontraba y aquello hizo brotar la emotividad y el llanto en alguno de los asistentes. Luego se manifestó un espíritu que se presentaba con fuerza, proyectando, incluso, un campo visual  de su energía.

Yo comprendía que era un ser elevado, no hablaba, pero hizo señas con las manos como si quisiera comentar algo. Tuve el instinto que tenía cierta conexión con aquél espíritu que proyectaba un fuerte magnetismo. A la vez, en la gente del grupo surgió una esplendorosa calma y el ser que se manifestaba hizo un despejo para toda la gente del grupo que en entrega de caridad allí se reunía. Una profunda serenidad envolvió a toda la gente reunida, al retirarse aquél ser espiritual.

Pasó el guía consultor para hacer la consulta final y cerrar el médium. Jaime, que había permanecido muy atento a las manifestaciones y su contenido le preguntó al guía sobre el esplendor de aquél ser que había pasado. – ¿Es algún guía espiritual y nos trae alguna misión?

Señalo que no  el guía espiritual.  Es un hermano que ha sido  obispo en su última materialidad, tuvo relación con un hermano que está en la reunión. Le ha bendecido algunas esculturas que ha  hecho. Entendía todo lo que se le decía pero en aquel momento no se podía manifestar con la palabra. Siguió la sección mediúmnimica de consultas y atención curativa; ya finalizada la sección de caridad,  paso la portera para cerrar la médium.

Al volver a su realidad consciente la médium,  se encontraba que le dolían las piernas y tenía como un impedimento para andar, se le dio ayuda y al poco rato se normalizó. Mientras  reflexionaba que en mi juventud había hecho unas esculturas para la catedral de una ciudad del norte, también unos evangelistas en alto relieve para la cúpula de una iglesia de nueva construcción de aquella  ciudad, todo aquello lo había bendecido el obispo de la zona. Era un hombre que estaba en una silla de ruedas debido a una parálisis. Por unos momentos en la pantalla de mi mente iban pasando imágenes de aquellos lejanos tiempos,  intensos y llenos de contenido, con el indicativo de un espíritu  que me relacionaba con mi pasado, a la vez,  manifestaba la sobre vivencia del espíritu sobre el cuerpo físico. Estaba yo muy lejos de comprender en aquellos tiempos el rumbo que iba a llevar mi vida, en unos momentos de tantas ambiciones por mi ideal artístico y el logro de la fama y  glorias terrenas. Pero, sí, había tenido una hermosa enseñanza que  manifestaba continuidad en el desarrollo de la vida más allá de las envolturas corporales y ambiciones de los hombres. Mi profunda gratitud por la enseñanza recibida. Manolo































martes, 30 de septiembre de 2014

LEY DE CAMBIO





LEY DE CAMBIO


Nunca olvidéis hermanos queridos que el maestro más activo e importante que os puede ayudar está en vuestro interior, es vuestro propio saber intuitivo. En esa ley que se determina de cambio. Las  enseñanzas que os damos son para activar rescoldos que están adormecidos en vuestro campo consciente, para un despertar en la misión terrena.

Lectura 1.530-1                                                 

Estáis rodeados de espíritus  y sin que lo deseéis ni os deis cuenta se introducen en vuestro sentir, en momentos manejan vuestra voluntad y conciencia. El día que tengáis una realidad clara sobre  vuestra situación y misión en el desarrollo humano,  os ahorraréis mucho mal estar, confusión,  tensiones, en muchos casos enfermedad. En la cual,  en la mayoría de las veces no tienen causa ni contenido en vuestro desarrollo personal. Sois seres de luz en misión de progreso, en la sintonización con aquello que en esencia ya sois. Encontrareis la claridad, el sendero, en los caminos de la vida terrena en donde hay que hacer la transformación
  


Sí os abrís a ese esplendor  de luz que surge en cada amanecer en el sentir de la vida en la conciencia humana, encontraréis sosiego, y esas tensiones, esos desajustes que padecéis por las pruebas materiales se irán serenando, cambiando. Iréis encontrando en vuestro interior esa llama viva, una puerta abierta de sosiego, de paz, de asimilación y quietud, que da al sentir humano cuando se ve con claridad el desarrollo de la prueba corporal que hay que hacer, y de una manera o de otra atrapa en el sentir y pensar. Abriendo estados nerviosos,  tensiones, que van alejando de la verdadera misión del desarrollo interior. Que la luz nos asista en el sendero que debemos de seguir y podamos extender nuestras manos,   liberadas,  con el mejor de los frutos de nuestra entrega, con esa ofrenda de amor que es la que nutre y alimenta, nacida en la fuente viva en donde se encuentra la profunda Verdad de la Creación.  La ley de cambio que determina el liberado AMOR.
Espíritu Francisco.