martes, 14 de noviembre de 2017

EN RECUERDO A PEPITA

 
En recuerdo a Pepita.
 
Esta lectura da continuidad a “vocación y rechazo” ya presentada en los caminos de la vida, fue manifestada en la misma sesión mediúmnimica, son sesiones largas que duran horas. El motivo de estas manifestaciones es para que reflexionemos, comprendamos que todo está perfectamente  engarzado en la historia de la humanidad, que nada empieza en un papel en blanco y a través de los procesos reencarna torios nos vamos encontrando, limpiando asperezas, liberando carga en el sendero que como hombres o espíritus debemos seguir.
 
Elevo un pensamiento de luz y de amor a Pepita en recuerdo a aquél amor profundo y limpio de toda influencia material; en mi gratitud  le ofrendo  mi mediúmnidad para que se pueda seguir manifestando ya desde la Casa Eterna, en bien de esa verdad de amor y caridad que tanto sufrimiento le llevo en su fase terrena al tener que abandonar el convento en donde se entregó al noviciado con el amor de su sentir más profundo.
También, elevo un pensamiento de amor a Jaime. Moderador en las dos esferas en su fase espiritual. Hermano corporal en su fase terrena; puntal firme en el desarrollo de mi mediúmnidad y en la formación del grupo “los caminos de la vida”, con todo mi amor y gratitud os hago llegar queridos compañeros en misión sus palabras desde la casa eterna.  Manolo 
 
Nº 1.489-J. Lectura. 
El verdadero sufrimiento está aquí en el Hogar cuando nos quitamos los vestidos humanos  y abrimos el corazón a la luz; en la tierra es un sufrimiento humano temporal que, en general, nos protegemos con el ego o con la química humana. Aquí no, aquí hay una luz que nos alumbra y deslumbra, podemos poner las manos delante y mirar para otro lado  y nadie nos dice nada, sabemos que el dolor moral se impone y con el tiempo nos vemos obligado a seguir el sendero. Digo esto para situar la manifestación de Pepita, el espíritu que se acaba de manifestar. Es un espíritu elevado pero al tocar la materia a través de este médium ha vuelto a vivir –otra  vez–, lo que fue su sufrimiento terreno. Está en misión de servicio en enfermería espiritual ayudando a otros hermanos que están más rezagados. Esta hermana en la tierra fue un manantial de luz y lo sigue siendo aquí también; al tocar las influencias de la carne se debilitó su potencia; esto también me pasa a mí en muchos momentos a pesar de los muchos años de experiencia y conocimiento que he adquirido, ya en mi trabajo de total entrega en la ayuda y la caridad espiritual.
 
Conocí a esta hermana en la fase terrena, fue de gran ayuda para mí, para la madre enferma, consuelo profundo para un hermano que desencarnó en aquellas fechas en plena juventud. Tuvo que abandonar el convento en donde había entrado en su adolescencia atrapada por una profunda fe. Yo estuve con ella el día antes de marcharse para Brasil  como enfermera con una orden religiosa. No quiso interferir en los senderos de este médium en su ambición  artística; se había enamorado locamente y se sintió rechazada, arrastrada por su profunda fe  y con el corazón dolorido se marchaba a las misiones. Desde que desencarno mantiene un acercamiento con el médium y aparte de su labor de enfermería  da soporte a esta labor de ayuda que realizamos.
 
Con estas comunicaciones  se irán  manifestando  espíritus que de alguna manera en un tiempo o en otro estuvimos unidos a vuestras vidas en el plano corporal. Es como la llama viva de una realidad continuadora que no la detiene  el nacer ni el morir corporal; traspasa barreras continentes y mundos, es la Verdad Divina, la luz de la cual estamos necesitados muchos espíritus y todavía más los hombres. Tal vez en otro momento se vuelva a manifestar esta hermana en esta proyección de luz y de amor que cicatriza las heridas terrenas y pone calor en la soledad humana.
 
–Esto me ha hecho pensar –lo indicado por esta hermana–, que si se enamoró del médium, yo al mejor interferí en ese camino que debía seguir.
 
No hermana, esto viene de mucho tiempo atrás. Ya lo han indicado los guías, en la época del cristianismo estuvo cerca de la labor del Hermano Jesús. De ahí viene su entrega a su vocación de fe, tan mal comprendida por algunas normas que se imponen en la tierra. Todo está engarzado a pesar que se vea todo confuso cuando estamos en la vida corporal. Esta hermana no veía el amor carnal en este médium, era vidente y se sentía atraída por el amor espiritual,  se entregaría sin reservas con la misma entrega que hace en el trabajo espiritual. Es una hermana que tiene claridad y sigue con una labor que a través de los siglos ha desarrollado en la tierra con entrega y amor.
 
Tengo que cerrar este instrumento con la entrega y el deseo que la Divina Luz nos alcance a los que estamos tan necesitados de ella, un abrazo de amor y hermandad. 
 
Espíritu Jaime.   Médium Manolo Carra
Grupo Los caminos de la vida
 
 
 
 
 

domingo, 29 de octubre de 2017

EL FLUIR DEL ESPÍRITU

 
 
El fluir del espíritu
 
Los espíritus de orden inferior se encuentran ciegos en medio de una natu­raleza resplandeciente de sol y rebosante de aromas llenos de vida,  permanecen indiferentes e insensibles ante las maravillas de la vida y las verdades trasformadoras  que están a su alcance. Por estas verdades de armonía, de justicia y de amor están siendo trasmitidos en varios puntos de la tierra mensajes espirituales a través de los médiums para la comprensión y hermandad entre los hombres y el acercamiento  con los espíritus. Para que os alejéis de todo lo que hace pesado los pasos de vuestras vidas y dificulta vuestra evolución y desarrollo en el sendero continuador.
 
Los espíritus inferiores, permanecen como aferrados al mundo en donde han vivido, circulando por sus atmósferas o mezclándose con los humanos. La condición de los espíritus en la vida espiritual depende de su facultad de sentir y de percibir las fuerzas fluídicas en proporción al grado de adelantamiento, dado su trabajo realizado en los ciclos corporales.
 
Los hermanos que en vida  han amado y compartido el pan y la existencia corporal os siguen amando después de desencarnados, con los medios que tienen a su disposición buscan, intentan comunicarse, para manifestaros sus vivencias desde la casa eterna. Por ello es necesario este trabajo mediúmnimico de unidad y entrega en bien del despertar en unión, en fraterna unidad entre los hombres y los espíritus. Nuestro cariño y amor.
 
Mensaje recibido de un espíritu escritor de la asamblea superior de apoyo.  Transmitido a través de un médium del grupo de los caminos de la vida.
 
 
 

viernes, 29 de septiembre de 2017

LAS VIVENCIAS DEL ALMA

 
 
LAS VIVENCIAS DEL ALMA
 
El recuerdo se seguía manifestándose con intensidad frente aquellas experiencias espirituales que se seguían manifestando de mi amigo escritor ya desde la otra orilla de la vida. Sobre aquella realidad que en lo humano en muchos momentos había intentado abrir comentarios y de manera mecánica rechazaba. Ahora se abría a las vivencias del alma en un bello despertar de reconciliación sobre comentarios que no habían quedado perdidos en el polvo del tiempo físico.
 
Mi amigo se había ido al ateneo para tratar un tema literario, yo opté por quedarme y seguir con unos dibujos que estaba haciendo. Era el atardecer y sentí en mi interior cierta carga de nostalgia  y tristeza al pensar en la situación que se estaba viviendo en mi casa y yo tan lejos. Bajé a la playa y continué hasta la ciudad, en el puerto había barcos extranjeros y marineros que hablaban otras lenguas que me eran familiares y las comprendía. En un bar del puerto entré y tomé una copa, era un ambiente sórdido, el mismo  que había encontrado en otras ciudades y países. El vicio parecía  tener un denominador común en todas partes, por lo menos en los lugares en donde había estado.  Siempre me había gustado visitar los barrios bajos de las ciudades en lo relacionado con el mar. Surgían en mi interior como lejanos recuerdos que me hablaban de viejas vivencias. Además encontraba mucha documentación para mi trabajo artístico. En aquellos ambientes la gente era más directa, sincera, había menos hipocresía, la realidad del mar era dura y no se prestaba para florituras. Si había dinero había alcohol  y sexo. Era la ley de la calle la norma que imponía la vida. Era gente marginada por la condición humana que yo sintonizaba con ella y pretendía comprender para darle forma en mi obra artística y con ello elevar mi protesta.
En la calle o en las casas de vicio cuando algo me interesaba sacaba la libreta y hacía unos apuntes, en aquél bar no me gustaba el ambiente y me marché.
Un poco sin rumbo fijo caminaba por aquellas calles hasta que vi otro local de donde salían unos marineros todos eufóricos. Uno llevaba en la mano una botella, otro cantaba en inglés –eran americanos– aquél local estaba más cerrado se dejaba ver que era un lugar de prostitución barata.
Entré, pedí una copa y me senté en un lugar retirado para tomarla, giro la cabeza y veo en otro rincón un hombre que besaba a una mujer de manera obscena, la mujer estaba media desnuda y sus gruesos pechos le salían por encima del sujetador. Aquello  me produjo cierta repulsa y pensó en acabar mi copa y marchar.
Había mucho ruido y voceríos, una mujer le hablaba al oído a otra y dirigían la mirada hacía mí. Bajaron el volumen de la música y con ello el vocerío disminuyó. Se acercaron aquellas dos mujeres; una  se quedó un poco retirada, la más alta se acercó a la vez que se abrochaba  el vestido que llevaba abierto enseñando pechos y piernas.
Meditaba sin comprender el recato de aquella mujer en aquél sórdido lugar. Tampoco comprendía en la forma mística que me miraba, casi de adoración.
– ¡Todo está fuera de lugar! –pensaba.  
–Lo he reconocido en su poder y quisiera hablar con usted, si me lo permite, –me dijo la mujer.
– ¡Conmigo! –pensé que me había visto por las calles o por el puerto dibujando y de eso me conocía– ¡Bueno! –le indique con un gesto de extrañeza.
La mujer se había puesto nerviosa y su cara se entristeció y de sus ojos salieron unas lágrimas que intentaba retener.
–Tiene la bondad de acompañarme, –me dijo a la vez que con la cabeza hacía un gesto como indicando el lugar.
Sin comprender nada hice un gesto de aceptación y la seguí. Entramos en una habitación que estaba detrás del mostrador, allí había un viejo sofá, unas butacas y unas sillas. En la pared ropa de mujer colgada. Fotografías de artistas de cine que estaban en moda en aquellos momentos. Una bombilla colgada en el techo que daba un poco más de luz en la habitación  de la que había en el local.
Entraron dos mujeres más y cerraron la puerta, se sentaron en un rincón sin hacer ruido. La mujer que me había hablado en un principio se había sentado en el diván. Se puso a llorar, trataba de contener el llanto y no podía, cada vez su desconsuelo interior era mayor.
Sentí  en mi interior una extraña sensación entre ternura y amor hacía aquella mujer, poco habitual en esa clase de mujeres endurecidas por las circunstancias de la vida y con pocos escrúpulos en la mayoría de los casos.
–  ¡Va usted acompañado! –me dijo la mujer  que se había levantado del asiento.
Era alta y morena, tendría 25 años. Físicamente se la veía bien formada, volvía a entristecerse y llorar.
Yo estaba en suspense y no comprendía nada, miré a mí alrededor y no vi a nadie.
–  ¡Tengo mucha fe en usted! –señaló la mujer atrapada por el llanto.
Empecé a comprender, ¡me han confundido con un curandero...! –pensé.
–Tengo una compañera que se encuentra muy mal y los médicos no le dan confianza, tiene una enfermedad incurable. ¡Sé que usted puede curarla! –señaló la mujer llorando de manera desconsolada. En un gesto entre dolor y esperanza me abrazó fuertemente  apoyando la cabeza en mi hombro y llorando desconsoladamente me indicó.
 –Quiero mucho a mi amiga y sé que usted puede curarla, vaya a visitarla, está cerca de aquí.
Yo estaba totalmente confuso, no tenía palabras…
Surgió una pausa con un poco más de serenidad y la mujer me indica, –puede tener sexualidad conmigo, si lo desea y pasar la noche. No tendrá que pagar nada, –indicó la buena mujer llorando.
–No sabía cómo salir de aquella situación tan inesperada y cargada de emotividad. Cuando la mujer estaba un poco más serena le dijo, –yo no soy ese hombre que piensan y no las puedo ayudar, pues no tengo ningún poder. Soy escultor y he venido a la isla a descansar. ¡Como era cierto!
La mujer se separó y cerró los ojos, de ellos salieron unas gruesas lágrimas. Se sentó en el viejo diván y ocultó su cara entre sus manos, bajó la cabeza y por entre sus manos resbalaban unas gruesas lágrimas.
Hubo unos momentos de fuerte tensión en aquélla sala, un frío que cortaba  me  produjo un fuerte dolor.
Ya no hubo ningún suspiro más en aquella mujer, sí una fuerte crispación que la llevó a clavarse las uñas en la cara hasta soltar sangre.
Entré en una profunda meditación, un frío estremecedor cortaba mi corazón como un afilado bisturí. Era tan grande la  fe de aquella mujer y su total convencimiento que la verdad que le había indicado no le había servido para nada. Pero aquello era algo que no estaba a mi alcance. ¡No podía visitar a una mujer moribunda cuando bien sabía que no tenía ninguna solución para ella, tampoco disponía de ningún poder espiritual! 
No dije nada, sintiéndome  muy mal baje la cabeza y di la vuelta hacía la puerta. Ya no hubo más comentarios, ninguna palabra más. Las dos chicas que habían permanecido en silencio, en un rincón, se levantaron y me acompañaron  hasta el centro del local.
La copa que había pedido la tenía casi entera. Quise pagarla y no me la quisieron cobrar; me marché de allí con la cabeza baja y el corazón oprimido.
Muchas lágrimas me hicieron derramar el correr del tiempo con esta dura experiencia que había vivido a mis 27 años. Desde mi nacimiento yo bien conocía mi facultad, incluso tengo recuerdos prenatales que fueron martirio en mi infancia,  de esas verdades del alma que determinan, que con los ojos físicos no podamos ver.
Ahora me queda elevar un pensamiento de amor a aquella mujer que había sabido ver con claridad aquella facultad espiritual que siempre intente ocultar al separarme de mis glorias terrenas. Era vidente y tal vez ella tampoco lo sabía.
También a mi amigo escritor, en su despertar desde el otro lado, le acerco este relato que en su día quise compartir y rechazo. Que la luz le conduzca al sendero a seguir en su despertar en la otra orilla de la vida.
 
 

martes, 26 de septiembre de 2017

LA MANIFESTACIÓN

 
LA MANIFESTACIÓN
 
Me costaba reconciliar el sueño mientras que la imagen de mi amigo escritor se manifestaba con intensidad en la pantalla de mi mente; en ella había un mensaje claro de continuidad que en nuestros encuentros terrenos habían sido imposible, en los distintos lugares en que nos habíamos encontrado. En los años 60 había dejado el ejército para finalizar la carrera de filosofía y letras dedicándose en el correr de los años al estudio de la filosofía, escribió varios libros y colaboró con la prensa escrita. A pesar de nuestras continuadas tertulias dentro del desarrollo intelectual nunca habíamos podido hablar del desarrollo espiritual, ya desligado de la materialidad  hace su manifestación. Por ello, para mí tiene tanta importancia su manifestación desde el otro lado de la vida y desde el silencio del alma  le ofrendo el recuerdo.
 
 
                                                 
                                          Año 1.960
 
En Madrid a los pocos días de mi llegada tuve una inesperada visita de mi amigo escritor, compañero de lucha desde la niñez. Su situación económica y social había cambiado. Estaba en el ejército, se había graduado teniente en la escala de complemento universitario y estaba destinado en Menorca, en la capital.
–Te estaba esperando, quería hablar contigo, estoy en el ejército,  –me indicó mi amigo.
     ¿Cómo te encuentras?
–Muy bien, no me gusta el ejército pero tengo la oportunidad para trabajar y seguir estudiando, acabar filosofía y letras.
–Me alegra verte así, bien…
–Ya me enteré de tus andanzas. ¡Corren las voces!
–Sí,  estuve viviendo en Paris una temporada.
–        ¿Qué proyectos tienes para el verano?
–De momento vuelvo a Francia, allí tengo cosas pendientes. Luego  pienso  ir a  Londres, para trabajar y mejorar el inglés con la idea de preparar una exposición para Nueva York. Para el otoño o la primavera próxima.
–Ven a las Baleares una temporada a trabajar, allí hablaremos sobre nuestros proyectos. Alquilaremos un sitio tranquilo para vivir y trabajar.
–Ya veremos, también tengo problemas en mi casa, y fuertes, –le indiqué.
–Bueno, estaremos en contacto por carta. Yo marcho para las Baleares dentro unos días.
Nos abrazamos después de tomar juntos unas copas. La situación de mi amigo había cambiado en su totalidad, estaba optimista y lleno de proyectos. Con una economía estabilizada que le daba su graduación de teniente, se sentía estable, podía escribir y ampliar estudios.
Me sentía mal en Madrid y a adelanté el viaje a Francia. En Paris fui a visitar a Putin que se había quedado con mi estudio. Las cosas le habían mejorado, había encontrado trabajo estable con los anticuarios en la restauración de iconos, su hija que tenía mi edad había ido a vivir a Paris con su padre.
–Te tengo que presentar a mi hija, –me dijo–. No está de acuerdo con el socialismo que se ha implantado en mi país.
–      ¡Hola! ¿Qué estas de paso?
–No, temporalmente me quedo aquí, –señaló, a la vez que me daba un beso.
– ¿Qué te dedicas al arte?
–No, me interesa la investigación. Estudié medicina y conseguí una plaza en un laboratorio.
Deje resbalar la vista  para ver los cambios que había en el estudio. A la vez repasar la obra que había dejado recogida. 
– ¿Quieres volver a tu estudio? –me preguntó Putin con un gesto de agradecimiento.
–No, mi destino es Londres, para perfeccionar el inglés y preparar obra para una exposición en Nueva York.
 
Durante los días de mi instancia en Paris, compartí muchas horas con Putin y con su hija que era hermosa y culta. Fría en sus emociones, opuesta a su padre en su alta sensibilidad.
Duro poco mi instancia  en Paris, estaba en un estado de inquietud que me daba poco sosiego  y estabilidad. Me desplacé a Estocolmo y allí compartí vivencias con un amigo pintor que me esperaba. Fueron días intensos en la labor artística. Pero algo muy fuerte había cambiado en mi interior, no tenía calma y regresé a Madrid. Mi decaimiento y desencanto iba en aumento, para reponerme decidí adelantar mi viaje a las islas baleares, aquella misma noche cogía un tren a Barcelona. Al atardecer cogía  un barco  que me llevaría a Menorca en donde estaba mi viejo amigo. Era de madrugada cuando llegamos al puerto de Mahón. Allí me esperaba ya con proyectos para los dos.
– ¡Te puedes quedar en la residencia de oficiales, de momento!
–No, buscaré mientras un hotel.
–Ya tengo varias cosas apalabradas que tienes que ver.
Me instalé en un hotel sencillo que estaba en un sitio tranquilo mientras no alquilábamos el apartamento. Había llevado para pintar y mientras no tenía un estudio salía al campo para hacerlo.
Allí conocí artistas jóvenes con los que tuvo acogida y  buen entendimiento.  El nivel social de mi amigo había cambiado, era oficial del ejército con 27 años, se rodeaba con chicas  cultas, de carrera, la clase alta de la isla. Se reunían en el ateneo los intelectuales donde se celebraban exposiciones y actos culturales.
Pronto encontramos lo que buscábamos,  –mejor de lo esperado–. Un pequeño chalet amueblado en la parte alta de la playa a su alrededor no había más casas. Era un sitio privilegiado. Mi amigo dejó la residencia de oficiales y se fue a vivir a la nueva casa.
Enseguida, libremente empecé a proyectar bocetos. Eran días intensos  que se trabajaba y disfrutaba de la naturaleza lejos del bullicio de las grandes ciudades. Entré en el círculo de las amistades de mi amigo –lo más selecto de la isla– chicas que cursaban estudios en Madrid o Barcelona.
Tenía  27 años, me había dejado barba para no tenerme que afeitar, era abandonado para mis cosas personales, pensaba que así pasaría  más desapercibido en la isla pareciéndome uno más de aquellos forasteros que por una causa o por otra estaban en la isla. 
 
Cuanto más entraba en las vivencias humanas una reacción cada vez mayor se manifestaba en mi interior que ponía comunicación y sosiego en aquel despertar espiritual de mi viejo amigo escritor ya desde la otra orilla de la vida.
 
 

lunes, 28 de agosto de 2017




                  EL TRANCE Y LA COMUNICACIÓN

 

Nuestros trabajos de trance debemos abrirlos con una buena preparación y entrega, tanto para el médium como para las personas que le dan soporte y conducen al médium desde la realidad material en que hace la entrega, hasta la manifestación de los espíritus. El médium siempre debe de ser consciente y su guía material tenerlo en cuenta  los campos fluídicos a través de los cuales se desarrolla la comunicación. Teniendo siempre presente que a  nuestro alrededor continuamente pululan espíritus pocos evolucionados, debemos siempre estar alerta, sabiendo que son espíritus muy atrapados por las emociones humanas y algunos  poco recomendables y dispuestos a introducirse y si pueden engañarnos, manifestando comportamientos y facultades que no poseen, haciéndose pasar por quienes no son.

 

La misión y obligación del guía material que conduce al médium, es vigilar en todo momento la entrada de impostores que puedan interferir en el desarrollo de una buena labor mediúmnimica, ya que el médium dada su entrada en el trance se manifiesta como un ser pasivo. Por esto, es muy favorable   que el guía material que conduce al médium  que sea vidente, ello le ayudará a  desenmascarar  a los espíritus impostores. Ya que una vez que se introduzcan  harán que aceptemos como ciertas todas las indicaciones que nos quieran hacer para llevarnos a su dominio. Esto, claro, siempre que el médium no tenga la debida protección espiritual y sea protejido desde que entra en trance hasta que sale.

 

Siempre debemos tener en cuenta que los espíritus están en un estado de superioridad, en ese mundo oculto para el humano en que están. Nos  ven y nosotros no, si no estamos atentos  nos harán caer con facilidad en sus redes de engaño. Debemos reconocer y siempre con humildad que a pesar de toda la literatura de la cual está rodeada nuestras vidas sabemos muy poco sobre el conocimiento de la Ciencia Divina. En muchas ocasiones nuestras mentes y egos son los obstáculos más grandes  para el desarrollo de una mediúmnidad armoniosa y superior, dando por buenos  mensajes que nos llegan  de planos muy bajos relacionados con la vibración corporal.

 

 El Mundo Espiritual está lleno de sorpresas, que atrapan y confunden. Ello nos aconseja entrar con una buena preparación en las reuniones espíritas con la protección de los componentes del grupo y la ayuda de nuestros guías espirituales que desde la otra orilla de la vida velan por nuestros trabajos y nos conducen a un despertar en la misión de nuestras almas en la fraterna unidad.    Manolo Carra

 

lunes, 24 de julio de 2017




Cuando os inicias en nuevos caminos y tocáis las partes más profundas de vuestro sentir, que siente, que anhela, que vibra, que Es. Dejarla hablar con su propio lenguaje, el del alma, no solamente con palabras. Cuando por fin transcendáis vuestra mente intelectual llegareis a vuestra mente del alma, ella dará forma y sustancia, significado y sentido de relación a la conciencia expandida en la meditación. Dejar su fluir…
 
 
 
 
 
DUDA EN EL CAMINO
 
 
 
 
 
Aquella tarde fue una reunión especial en el centro espiritual al que asisto. Ya desde el principio, una vez abierta la puerta espiritual, echa la elevación y entrega, un fluir de luz nos rodeaba a todos los que realizábamos aquel trabajo de caridad espiritual para dar ayuda en los centros reencarna torios a los espíritus atrapados en la materialidad, a través de nuestros campos fluídicos.
 
 
 
Desde el principio vi una caravana de espíritu en una carretera, al fondo un hermoso y bello paisaje. Todo lo veía  allí dentro de la sala en donde hacíamos la reunión, con unos indicadores. En uno se  veía el campo fluídico de los médiums, a la derecha. A la  izquierda una zona oscura, por donde debían de continuar los espíritus más materializados que rechazaban el proceso liberatorio, caravanas de espíritus circulaban en ambos sentidos. Los médiums parlantes  seguían con su misión de caridad espiritual poniendo claridad en los espíritus, que comprendiesen su realidad y se dejaran conducir por los monitores espirituales que los llevarían al lugar que tenían que seguir en su proceso liberador, de desmaterialización.
 
 
 
Todo fluía con claridad en la sala en donde se desarrollaba la reunión espírita. A muchos de los espíritus que le habían dejado en una especie de libre albedrio trataban de introducirse en algunos asistentes y médiums que estaban en un estado pasivo, estos hermanos del grupo empezaron a toser bostezar y manifestar estados nerviosos, medite sobre aquello.
 
 
 
Pude ver como un campo magnético que arrastraba al grueso de los espíritus que no había seguido el camino de la luz, quedando unos cuantos espíritus en un estado de somnolencia, un poco sin rumbo fijo. Mientras que los espíritus dispuestos a seguir el proceso y aceptar la luz, alegremente seguían el sendero que les indicaban los monitores espirituales a través de los campos mediúmnimico que facilitaban los médiums. Una hermosa manifestación de luz y de hermandad se manifestaba en las dos esferas, en fraterna unidad.
 
 
 
Luego asistimos  a una reunión de los maestros espirituales que envolvieron la sala en una luz violeta, dejando en nuestros corazones ilusión hermandad y amor. Particularmente,  pude ver la imagen de un hermano superior en la jerarquía espiritual. Fue una hermosa sesión que dejo mucha paz a todos los que formábamos el grupo de apoyo en caridad espiritual. Hermosa manifestación de amor que reconforta y unifica, abrámonos todos a la luz, a un futuro de esperanza.  Manolo Carra.

jueves, 22 de junio de 2017

LA ENSEÑANZA

 
Todos venís con una  misión para conocer las fuerzas superiores y a su Creador, pero antes tenéis que descubrir quienes sois. Ya que podéis pensar que el creador es una verdad ilusoria y superior. Podéis hacer de él la imagen humana que más os plazca, pero una vez situado vuestro propio núcleo,  comprendida vuestra luz, entonces conoceréis al Creador
 
LA ENSEÑANZA
 
– ¿Nos podéis indicar –si es de ley– a que es debido esas sacudiduras que tuvo este médium?
 
Esas sacudiduras que tuvo este médium es debido que dejaron acercarse a unos hermanos para qué pudieran ver lo que pasa en vuestro mundo tierra y lo que dejaron en ella, para que meditaran y comprendieran lo que se les está indicando en los centros de reajuste para una nueva materialidad, como desean. Al verlo, salieron de su realidad ilusoria y tuvieron una sacudidura que repercutió en la materia del médium. Es una profunda verdad la del alma cuando se retira de los intereses temporales, una necesidad que tanto los hombres como los espíritus tenemos que encontrar, esa luz, ese sendero a seguir que nos da calor, confianza, nos abre puertas de futuro en la misión que tenemos en nuestro desarrollo en el proceso de nuestras vidas, en los momentos que nos preparamos para una nueva materialidad.
 
Mi  deseo que la luz os alcance y podáis sentir y comprender esta gran verdad de amor sin esas tensiones y mal estar que con tanta fuerza se aposenta en la condición humana. Hablo por mi experiencia vivida en mi fase terrena, desde el lugar en que me encuentro  puedo ver con claridad esas duras pruebas terrenas que he tenido que vivir y ahora ayudar en mi misión a estos hermanos que se preparan para reencarnar. Mi profunda gratitud   y mi amor.        Espíritu Jaime